Para pensar

Pocas veces en la biblia encontramos narraciones sobre los primeros años de la mayoría de las personas mencionadas en ella. Samuel es una grata excepción.

Él nace como resultado de la respuesta de Dios a la ferviente oración de Ana por un hijo. Dios moldeó a Samuel desde el principio. Al igual que Moisés, Samuel fue llamado para desempeñar diferentes roles: juez, sacerdote, profeta, consejero y hombre de Dios en un momento crucial en la historia de Israel.

Dios actuó a través de Samuel porque este estaba dispuesto a ser lo que Dios quería que fuera: su siervo.

Samuel demostró que aquellos a quienes Dios encuentra fieles en las cosas pequeñas se les confiarán cosas grandes. Creció ayudando al sumo sacerdote en el tabernáculo, hasta que Dios le encomendó otras responsabilidades. Dios pudo utilizar a Samuel porque él estaba genuinamente dedicado a Dios.

Samuel avanzó porque estaba escuchando las instrucciones de Dios. Constantemente pedimos a Dios que controle nuestras vidas sin que renunciemos a las metas que humanamente nos hemos fijado. Pedimos a Dios que nos ayude a llegar a donde nosotros queremos.

El primer paso que tenemos que dar para corregir esta tendencia es entregarle tanto el control como el destino de nuestras vidas. El segundo paso es ser obediente a lo que ya sabemos que Dios requiere de nosotros. El tercer paso es escuchar todas las instrucciones que provengan de su Palabra, el mapa de navegación de Dios para la vida.

Para leer

La vida de Samuel nos deja muchas lecciones para aplicar a nuestra vida hoy. Revisemos algunos textos que nos enseñan la dependencia a Dios.

1 Samuel 3:19-20

Samuel 1-28

Salmos 99:6

Jeremías 15:1

Hechos 3:24

Hebreos 11:32

En las próximas entregas

Hemos terminado la serie “toda una vida” esperando que hayamos podido recoger las enseñanzas de cada uno de los personajes de la serie. Llamados a libertad será la serie que iniciamos en el siguiente número deseando que puedas seguir nuestras lecturas secuenciales.

Para terminar

La importancia de lo que la gente logra está directamente relacionado con su relación con Dios. Desde antes de nacer Dios ya trazó un propósito en nuestras vidas, debemos comprender cuál es ese propósito y obedecer su voz. La clase de personas que lleguemos a ser, será más importante que cualquier cosa que podamos hacer.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “116 Con un propósito”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *