SABIDURÍA

 

PARA PENSAR

Las letras del alfabeto, vocales y consonantes, forman palabras, oraciones, párrafos, escritos, y libros; hablados, susurrados, enseñados, firmados, escritos o impresos. Desde el consejo amistoso hasta los discursos apasionados, desde los volúmenes llenos de polvo hasta los suplementos diarios, se envían y reciben mensajes donde todo el que envía trata de impartir conocimiento y sabiduría.

 

Comprendiendo que en el lienzo humano siempre está el deseo de aprender y comprender, nuestras mentes se distinguen a las mentes de los animales en que analizamos, conceptualizamos, teorizamos, discutimos y debatimos todo, desde la ciencia hasta lo inexplicable. Construimos escuelas, instituciones y universidades donde se busca encontrar el conocimiento, pero donde no se encuentra la sabiduría.

El conocimiento es bueno, pero existe una enorme diferencia entre el conocimiento (saber los hechos) y la sabiduría (aplicar esos hechos en la vida). Podemos acumular conocimiento, pero sin sabiduría, nuestro conocimiento es inútil. Debemos aprender cómo vivir lo que sabemos.

Salomón, el hombre más sabio que haya vivido (porque acumuló conocimiento y lo aplicó en su vida), nos dejó un legado de sabiduría escrita en sus libros que hoy podemos escudriñar, y ojalá aplicar a nuestra vida. El tema principal de sus declaraciones se basa en descubrir la naturaleza de la sabiduría. Salomón escribe que <<el principio de la sabiduría es el temor a Jehová; los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza>>. En sus otras declaraciones nos entrega cientos de ejemplos prácticos de cómo vivir de acuerdo con la sabiduría divina.

Cuando elegimos el camino de Dios, nos garantiza sabiduría. Su palabra nos lleva a vivir con rectitud, a tener relaciones adecuadas y a tomar buenas decisiones. Para relacionarnos con las personas siempre se ha necesitado firmeza, tacto, disciplina, esto nos enseña la sabiduría. Debemos procurar tratar a los demás con la sabiduría de Dios, de esta manera nuestras relaciones serán acertadas y llevaremos una vida agradable.

PARA LEER

De principio a fin la palabra de Dios es un legado completo de sabiduría. Esta semana sugerimos algunas lecturas que nos permitirán reflexionar sobre los beneficios de la sabiduría.

Proverbios 1:7

Eclesiastés 12

2 Crónicas 1:7-12

1 Reyes 4:29-34

Cantares 8:5-14

Eclesiastés 1:12-18

EN LAS PRÓXIMAS ENTREGAS

Iniciamos la maravillosa serie Invitaciones de la sabiduría deseando con ella poder adquirir un poco más de conocimiento sobre lo maravillosa que es la palabra de Dios y descubrir cómo aplicar sus enseñanzas en nuestra vida. En la siguiente entrega ahondaremos un poco más en los beneficios que la sabiduría nos trae.

PARA TERMINAR

 

El aprender conocimiento y adquirir sabiduría nos permitirá comprender la magnitud de la grandeza de Dios y su voluntad hacia nosotros. Un ser humano que comprenda la sabiduría de Dios logrará estar en constante comunicación con él y recibirá los beneficios expuestos en su palabra para los hombres sabios.

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “105 Sabiduría”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *