• Tiempo de celebrar

  • Para pensar

 

Siempre tenemos un motivo para celebrar, imagina que el siguiente proverbio es un mapa:

Para el desdichado todos los días son malos, el corazón feliz siempre está de fiesta

Proverbios 15:15

pues, en ese mapa estamos en el país de los felices y por tanto celebramos.

No tenemos la culpa; Cristo nos hizo felices. Y a él y a sus discípulos, también, los acusaban de ser fiesteros. Cuando criticaban a Jesús afirmaban que era un comilón y un bebedor de vino, amigo de pecadores y de los que cobraban impuestos para Roma.

Cierto día se acercaron a Jesús los discípulos de Juan, y con tono de reclamo le dijeron a Jesús ¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos muchas veces y tus discípulos no ayunan? Y él sencillamente les explicó el por qué con la celebración de bodas ¿Acaso pueden los que están de bodas tener luto entre tanto que el esposo está con ellos? Pero vendrán días cuando el esposo les será quitado, y entonces ayunarán.

La noticia es que el esposo no nos ha sido quitado, es que apenas entró en nuestro corazón, quitó nuestros pecados por su sangre, hizo su templo en nosotros, transformó nuestra vida; estamos en excelentes términos con Dios y con nuestros hermanos, luego ¡apenas estamos iniciando la fiesta!

Y si te gustan los buenos titulares de las buenas noticias, recordarás el escrito en Apocalipsis 3:20

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. Apocalipsis 3:19-20

en la noticia completa, se encuentra una invitación a no estar ni tibio, ni frío respecto a Dios sino en fuego, a tener los ojos con visión perfecta, para no perder detalle, a comprarle oro a Dios (es muy feo estar sin fondos en una fiesta), con vestido espléndido;a ser ferviente y a arrepentirse.

Celebrar es esa forma de vida en la que le abrimos el corazón a Dios y compartimos todo con él, desde el desayuno hasta la cena, sanos o enfermos, quietos o en movimiento; en el trabajo, en la casa o el estudio, frente al libro, el computador, o la tele. Cualquier motivo es un excusa, el día del cumpleaños los 364 días del no cumpleaños, todo, incluso lo aparentemente adverso, a la larga es para celebrar ¡Gracias a Dios! ¡Gloria a Dios!

 

 

  • Para leer

 

 

La palabra de Dios alegra el alma, te invitamos a leer los siguientes pasajes:

  • Mateo 9:14-17
  • Mateo 11:16-19
  • Lucas 7:31:50
  • Proverbios 15:15
  • Apocalipsis 3: 14-22
  • Lucas 15:3-10

 

  • En las próximas entregas

 

Hemos hecho un alto en las entregas para dar gracias a Dios, para celebrar la oportunidad de estudiar las palabras de vida. El conocimiento es delicioso y útil pero el conocimiento de Dios es especialmente útil para esta vida y la vida eterna. Cada folleto que entregamos es una lección que busca ponernos frente a una e-lección en la voluntad de Dios, bien que llegue impresa o que sea compartida por medio electrónico, que por eso también es e-lección.

 

  • Para terminar

 

 

Escoge su mesa, disfruta sus manjares elige la fiesta del Señor. Lo que antes llamábamos fiesta, hoy sabemos que no lo fue. La verdadera fiesta empieza en el corazón que le abrió su puerta a Dios.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “101 Tiempo de Celebrar”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *