E Lecciones 055

Esa noche el cielo estaba completamente despejado. No había una sola nube, la brillante luz de la luna iluminaba la tierra, y en el firmamento se podían ver tantas estrellas que era imposible contarlas todas. Abram levantó su mirada. Así será tu descendencia, le dijo Dios, como las estrellas, innumerable.

La conversación había iniciado dentro de la casa. Sí, Abram hablaba con Dios, y Dios hablaba con Abram, como dos amigos.-- -

- No temas, Abram; yo soy tu escudo
- Señor, tengo muchas cosas pero no tengo un heredero.
- Sí lo tendrás. Tendrás tu hijo. Es más, mira el cielo ¿puedes contar las estrellas?
- Son innumerables.
- Así será tu descendencia.

Abram creyó. Si Dios lo decía, lo cumpliría. En otra oportunidad había dejado todo, riqueza, tierras, familia, solo siguiendo las palabras de Dios. Esta no sería la excepción. Si Dios decía que tendría un hijo, su heredero, así sería. Creyó.

El narrador del libro de Génesis concluye: y creyó a Dios y le fue contado por justicia. En otras palabras: Abram creyó y el Señor le reconoció como justo.

¿Qué hizo Abram para recibir la justificación? En otras palabras, ¿Qué hizo Abram para que Dios lo aceptará, le diera el título de bueno? Creyó. Tuvo fe.

Habría podido tratar de  intercambiar con Dios sus riquezas, o haber dado todo a los pobres para obtener la justificación. Pero no fue así. Dios lo aceptó porque tuvo fe, y sin merecerlo, le dio el título de justo.

Recibir por gracia es recibir algo sin merecerlo. No es comprar, no es ganar, es recibir gratuitamente. Abram creyó ¿Tú crees? No hay nada que pueda comprar el corazón de Dios. No hay nada útil en tus manos para intercambiarlo por tu justificación. Hoy puedes recibir tu título de justo solo por la gracia de Dios.

No olvides, por medio del estudio bíblico puedes encontrar tesoros que pueden cambiar tu vida. Te invitamos a estudiar estos pasajes, uno cada día de esta semana.

Estamos estudiando la serie Por Gracia. Te invitamos a seguir atentamente la lectura y estudio de esta serie que te dará bases sólidas para comprender la obra de amor de Dios por ti.

Abram tenía muchas cosas que pudo tratar de  intercambiar con Dios para lograr ser justo, pero no fue así, solo tuvo fe, y recibió un regalo sin merecerlo. Fue por fe, para que sea por gracia.

No hay nada que puedas darle a Dios para lograr ser justo. Solo puedes creer en él. Y él, por su gracia, te dará la justificación. ¿Crees todo lo que Dios ha hecho por tí? ¿Haz experimentado la gracia de Dios en tu vida? ¿Haz intentado cambiar algo para recibir tu salvación? No olvides que es por gracia.

Versión para descargar / Regresar