E Lecciones 053

“Todas las cosas son iguales”, “nada cambia”, “la gente es igual siempre”; esas son expresiones comunes que se escuchan entre la gente. Al ir a clase de Geometría se puede verificar que las figuras son siempre las mismas, el cuadrado tiene cuatro lados, el triángulo tres, el círculo sigue tan curvo como siempre, etc.

Sin embargo, todavía se recuerda aquel día en que se escuchó hablar distinto a un hombre, no tanto por el tono de su voz ni por su acento, sino porque dijo algo radicalmente diferente al discurso de todos los demás seres humanos.

“No piensen que yo he venido a anular la ley de Moisés o las enseñanzas de los profetas. No he venido a anularlas, sino a darles su verdadero significado”. (BLPH).

La Ley era un conjunto de normas obligatorias para el pueblo judío, pero que a la hora de la verdad era muy difícil cumplirla. Algunos, cuando escucharon a Jesús, vieron la oportunidad de llevar a cabo una revolución, y creyeron que era hora de transformar esa ley impuesta.

Pero Él no vino a cambiar la Ley, sino a darle su verdadero significado. ¿Cuántas veces has sentido que no puedes ser bueno y cumplir con toda la Ley de Dios? Quizá ya perdiste la cuenta; ya ni te acuerdas de todos los propósitos de obediencia que te has hecho. Simplemente no puedes cumplir.

¿Habrá esperanza? Sí, porque él ya nos declaró justos, y lo hizo no porque hubiéramos cumplido la Ley sino que él la cumplió por nosotros. Si acudes a Jesús, sabes que él te enseñará el verdadero significado de sus mandamientos. Basta ya de intentar en tus propias fuerzas cambiar.

Jesús, es el único que podrá cambiar nuestra manera de vivir, de sentir, de pensar, de hablar, porque mediante su palabra nos transforma la vida. Entonces no viviremos cumpliendo una ley impuesta, sino agradando a Dios, quien nos salvó.

Te invitamos a estudiar la palabra de Dios, en ella encontrarás grandes verdades que te guiarán por el camino correcto. Puedes destinar unos momentos de cada día para estudiar cada pasaje:

Salmo 51

Romanos 12:2

2da de Corintios 5:17

Efesios 1:19-20

Filipenses 3:13-14, 21

Con esta entrega damos inicio a una nueva serie titulada: Por Gracia. Dios nos justificó, y lo hizo por su gracia.  En las próximas entregas hablaremos de un regalo inmerecido. No dejes de leer Elecciones.

En Jesús la Ley se cumplió por completo, pues él no vino a cancelarla sino a darle su verdadero significado. La vida de quien cree en el nuevo mensaje dado por Jesús, en el evangelio, es una vida que agrada a Dios, es una vida que disfruta de la justificación por su gracia.  Él cumplió la ley por nosotros y nos ha dado el título de justos.


Versión para descargar / Regresar