E Lecciones 049

¿Puede algo tan pequeño como una manzana crecer tanto hasta llegar a ser como un edificio de 40 pisos? Parecería imposible. El Secuoya es el árbol más grande del mundo y cumple las dos características: al principio su semilla es tan pequeña que cabe entre las manos, con los años crece de una manera asombrosa. Crecer y ser fuerte son características naturales de un hijo de Dios.

El evangelista Lucas nos cuenta muchos detalles acerca de la vida de Jesús como niño. Uno de ellos es que Jesús crecía y se fortalecía cada día. Los niños crecen por naturaleza. Solo hace falta que pase un poco de tiempo para notar que su desarrollo no para, cada día un poco más. Entonces se ven más grandes, más robustos, ahora pueden hacer lo que antes no podían, son fuertes.

El evangelista también dice que Jesús se llenaba de sabiduría. No es suficiente con hacernos grandes, debemos contar con la sabiduría, ella es la que nos indica qué camino seguir, qué decisión tomar. La Biblia dice que la sabiduría que viene de Dios está llena de misericordia y de buenos frutos, y que es útil para servir a los demás.

Además de crecer, hacerse fuerte, y estar lleno de sabiduría, Jesús contaba con la gracia de Dios en él, la bendición y el favor de Dios. Experimentar su gracia sobre nuestra vida significa recibir todos sus favores, no como pago por nuestras acciones, sino como resultado de su amor por nosotros. Su amor nos hace fuertes.

La vida del cristiano se caracteriza porque crece y se hace fuerte cada día. La oración y el estudio de la Biblia son ingredientes fundamentales para este crecimiento. También se caracteriza porque cada decisión que toma, cada palabra que dice, o cada acto está enmarcado en la sabiduría que Dios da.

¿Puede tu vida compararse con la vida de un árbol que crece cada día? ¿Si tuvieras que medirte, tu estatura espiritual estaría acorde a lo que Dios espera de ti? No olvides que cada día puedes crecer, dejar que Dios transforme tu vida para que te hagas más fuerte, y disfrutar de sus bendiciones.

¿Quieres crecer en tu vida cristiana? No dejes un solo día de estudiar la Biblia. Te invitamos a consultar estos versículos que fortalecerán tu fe.

Estamos desarrollando la serie Como niños. La Biblia está llena de principios bíblicos que nos permiten crecer y fortalecer nuestra vida espiritual. No dejes de leer la próxima edición.


Lo niños crecen por naturaleza. Un día se ven chicos y luego se ven muy grandes. Crecen sin parar. La vida de un hijo de Dios debe crecer cada día. ¿Hasta donde? Hasta que lleguemos a la estatura de Cristo. Eso es muy alto. Largo camino nos resta. Crezcamos como niños. Seamos fuertes en la fe. Vivamos sabiamente. Disfrutemos del favor de Dios.


Versión para descargar / Regresar