E Lecciones 026

La pregunta de Pedro fue clara: ¿cuántas veces debo perdonar a quien me ofende? La respuesta de Jesús fue contundente: siempre. Y para aclarar el tema le contó una parábola.

Un rey mandó llamar a sus empleados para que le informaran cómo andaban sus negocios y para que le pagaran todo lo que le debían. Cuando comenzó a sacar cuentas, le llevaron un empleado que le debía sesenta millones de monedas.

Como el empleado no tenía dinero para pagar, el rey ordenó que lo vendieran como esclavo, junto con su esposa y sus hijos. Pero el empleado se arrodilló delante del rey y le suplicó un poco de tiempo para pagarle. El rey sintió compasión de él y le perdonó toda la deuda.

Al salir del palacio del rey, ese empleado se encontró con un compañero que le debía cien monedas. Lo agarró por el cuello y le dijo: “¡Págame ahora mismo lo que me debes!”. El compañero se arrodilló delante de él y le suplicó: “Dame un poco más de tiempo y te lo pagaré todo.” Pero aquel empleado no quiso darle tiempo, y mandó que metieran a su compañero en la cárcel.

El rey se enteró de lo sucedido y muy molesto llamó a aquel empleado. “¡Qué malvado eres! - le dijo - Te perdoné todo lo que me debías, porque me lo suplicaste. ¿Por qué no tuviste compasión de tu compañero, así como yo la tuve de ti?”. El empleado malvado fue enviado a la cárcel, no por su deuda sino por su falta de perdón.

Así como hemos experimentado el perdón de Dios en nuestra vida, podemos poner en práctica la enseñanza de Jesús: perdonar siempre. Perdonar es la respuesta natural de quien ha experimentado el perdón de Dios en su vida. Perdona a quien te ha ofendido, es la oportunidad de dar algo de lo que has recibido.

¿Qué dice la Biblia sobre el perdón de Dios y sobre perdonar a otros? Te invitamos a dedicar unos minutos a estudiar la Biblia.

Nos acercamos al final de la serie Enseñaba por parábolas. ¿Por medio de cuál parábola Dios te ha hablado? Puedes participar en las redes sociales con la etiqueta #Miparábola. Al finalizar este folleto encontrarás las cuentas oficiales de Twitter, Facebook, y el correo electrónico.

Perdonar a otros es una oportunidad de liberar tu alma. ¿Tienes en tu corazón rencor por algo que te hicieron? Perdona. Dios te ha perdonado. Solo debes dar a otros del perdón que has recibido. Si aún no has experimentado el perdón de Dios, ésta es tu oportunidad. Entrégale tu vida a Cristo. Él te perdonará.

Versión para descargar / Regresar