E Lecciones 023

Hay días soleados cuando el azul del cielo y sus trazos blancos nos invitan a ir con ese traje cómodo y  ligero que acompañe nuestras andanzas. El paraguas,  acaso  para protegerse un poco del fulgurante  sol. Otros días recibimos por la ventana precisamente el mensaje opuesto, y en ese caso  ponemos nuestro empeño en que nuestra armadura contra el frío sea un suficiente abrigo.  Casi no nos fallan nuestros pronósticos; al contrario, nos dan risa los expertos porque nosotros resultamos más hábiles y doctos que ellos.

Jesús dijo estas palabras, incluso con enojo: cuando veis que una nube se levanta por occidente al momento decís: ' Va  a llover', y así sucede. Y cuando sopla del sur, decís: ' Viene bochorno', y así sucede. ¡Hipócritas! Sabéis explorar el aspecto de la tierra y del cielo, ¿cómo no exploráis, pues, este tiempo?

Jesús continúa: ¿Por qué no juzgáis por vosotros mismos lo que es justo? Cuando vayas con tu adversario al magistrado, procura en el campo arreglarte con él, no sea que te arrastre ante el juez, el juez te entregue al alguacil y el alguacil te meta en la cárcel. Te digo que no saldrás de allí hasta que no hayas pagado el último céntimo.

Este día es realmente bueno porque el Señor quiso venir y arreglar esa cuenta llena de agravios que  ni siquiera teníamos interés en saldar; hasta negábamos su existencia y gravedad. Pero  esa cuenta nos había costado la vida.

El que decoró con infinitos colores los cielos y la tierra puso su mayor arte y sabiduría en proveer redención por su sangre. El  adversario, el magistrado, el juez, el alguacil y la cárcel de la parábola, no son necesarios si usamos un poco de ese mismo buen criterio que usamos  para saber si llueve o hace sol. Basta con que usemos criterio y aceptemos a Cristo.

Claro que da enojo que teniendo todas las ventajas a favor para vivir en paz con Dios, con nosotros mismos, y los demás,  vivamos en desgracia y sin destino. Este día es para aprovechar con todos los sentidos.

Como la energía que te da el sol en la mañana o  un desayuno tranquilo, así  la palabra de Dios nutre el espíritu. Si gustas, puedes leer estos pasajes para continuar este estudio

  • Lucas 12: 54-56
  • Mateo 16: 1-20
  • Marcos 8:11-13
  • 1 Corintios 2: 6-13
  • 2 Corintios 6:2
  • Lucas 19:42
Hemos venido estudiando las parábolas de Jesús, seguiremos estudiando sus bellas palabras de vida. Nunca nadie ha enseñado como él. Y sus palabras además de ser bellas son útiles para la vida.

El mejor día de la vida es hoy, es el día en que Jesús nos ha salido al encuentro.  Ya sea  de un cielo despejado y soleado o  de una deliciosa lluvia que riegue los campos tenemos un día lleno de beneficios. Su salvación como mayor regalo es un hecho que no necesita de un ojo experto sino de un corazón agradecido.