E Lecciones 006

Jesús había sido invitado a la fiesta. Uno más. Él y unos compañeros suyos fueron ese feliz día. Es muy probable que Jesús y su madre fueran parientes de los novios. Pasado cierto tiempo se agotó el vino; agotándose este, también, el honor de la familia se venía a menos. Afortunadamente había alguien que conocía a Jesús. No sólo le conocía como pariente; le conocía como Dios.

La madre de Jesús, que así se llama en todo el libro de Juan,  conocía lo suficiente para depositar el encargo de la situación difícil para la familia en alguien confiable. Ella había visto que Jesús hacía lo que ella decía pues ella cumplía bien como madre, pero con el tiempo aprendió lo valioso que era hacer lo que Jesús decía y después de hacer esas gestiones en la fiesta que una dama diligente sabe hacer para atender lo que se requiere; sin vacilar instruyó: haced todo lo que él os mande.

Él ordenó que se llenaran seis tinajas de piedra con capacidad para entre setenta y cien litros que después de ser llenas de agua fueron presentadas al encargado del banquete que no encontró agua en ellas sino vino de excelente calidad ¡y en qué cantidad!  No hubo vergüenza ese día para la familia; todo lo contrario.  Pero el que mayor honra se llevó ese día fue el creador del agua y del vino.

La madre de Jesús, como discípula experimentada, mostró una técnica que los demás discípulos enseguida aprendieron: conocerle, ponerse a su disposición- él pide cosas sencillas-  y creer, pues él hace cosas bien hechas.  

La transformación que él nos trae como a parientes cercanos suyos que somos no se hará esperar. Un fracaso inminente él lo cambia por una victoria rotunda. Hemos  visto muchas casas donde Jesús ha transformado el vino en comida y alegría abundantes para toda la familia.

Te invitamos a leer las siguientes citas bíblicas donde podrás encontrar apoyo para profundizar en este estudio bíblico:

  • Juan 2: 1-11

  • Hechos 16:25-33

  • Apocalipsis 3:20

  • Levítico 25:25

  • Gálatas 3:13

  • Mateo 11:30

Hemos iniciado una nueva unidad temática en donde haremos un recorrido por los siete milagros de que se habla en el evangelio según Juan con él ánimo de conocer mejor a nuestro Señor Jesucristo de modo que esto rinda deliciosos frutos eternos. Esperamos contar contigo en esta lectura y estudio. La próxima entrega contendrá el segundo milagro que aparece en el libro de Juan.

Entre tanto que transcurre el ajetreo de esta fiesta de la vida,  con los sinsabores de los recursos que nunca son suficientes; nos podemos acercar a Jesús para depositar en él toda nuestra confianza. Si él quiso hacerse nuestro pariente cercano, entonces, de verdad le interesamos. ¡Qué bueno es conocerle a él y contar con su ayuda generosa! ¡Qué grato es tenerlo en nuestra fiesta, sí que van bien las cosas con Cristo!  

Versión para descargar / Regresar