E Lecciones 005

Nos dieron mal la lección. Nos dijeron que Dios es omnipresente y que era un anciano con una larga barba blanca, que apoyado en su bastón mira a todos los hombres y cuando uno de ellos se equivoca entonces lo reprende, lo condena, y lo castiga. En la mente de muchos la omnipresencia de Dios significaba una amenaza antes que una bendición, pero la Biblia dice que es feliz quien pone su confianza en el Dios que está en todo lugar.

El salmista afirma: ¿A dónde me iré de tu Espíritu?, ¿Y a dónde huiré de tu presencia? No hay lugar en el cielo o en la tierra a donde podamos ir, porque él está en todo lugar. Dios no tiene tamaño, ni medidas; está presente en todo sitio, actúa de diferentes formas y en diferentes lugares. No hay un lugar en todo el universo en donde su presencia desaparezca..

No hay cielo, no hay tierra, no hay hora, no hay extremo, no hay noche, no hay día, en donde Dios esté ausente. Antes de que salga el sol, en el esplendor de la luna, en el rincón donde no hay nada, ni nadie llega, en la ciudad más poblada del mundo, y en el sitio rodeado de la más profunda soledad, cuando nadie está, Dios está. Él está en todo lado.

La presencia de Dios en nuestra vida se evidencia de distintas maneras. En algunos casos su justicia castiga el pecado porque él aborrece la maldad; en otros casos su misericordia se evidencia al no darnos lo que merecemos, aunque somos infieles él permanece fiel por su misericordia. Y en otros, Dios nos da un amor inmerecido.

Él siempre está presente y su presencia no puede pasar desapercibida. Dado que él es santo rechaza el pecado, y la única respuesta acertada es nuestro arrepentimiento. Entonces, la paz que sobrepasa todo entendimiento llena nuestro corazón, y las palabras de Jesús retumba en nuestra mente: no los dejaré solos, estaré con ustedes hasta el fin del mundo.

Para esta semana te recomendamos tener una lectura bíblica diaria. Dios está contigo, y la lectura de la Biblia y la oración te permiten tener una comunicación constante con él.

  • Jeremías 23:23-24
  • Salmos 139:7-10
  • Isaías 66:1-2
  • Hechos 17:28
  • Colosenses 1:17
  • Juan 14:18

Hemos llegado al final de nuestra primera temporada. El tema que nos convocó fue los atributos de Dios. Durante los domingos pasados estudiamos Dios es eterno, Dios es espíritu, Dios es inmutable, y hoy cerramos con Dios es omnipresente. Te invitamos a profundizar el estudio de los atributos de Dios. Lo conocemos más, para amarlo más.



Mientras lees este folleto Dios está contigo. Cuando vas al trabajo, al estudio, cuando duermes, cuando juegas, cuando ríes, cuando lloras, cuando estás feliz, cuando estás ahogado de dolor. El hecho de que Dios sea omnipresente debe llenar tu corazón de confianza. Pon tu vida en sus manos.


Versión para descargar / Regresar