E Lecciones 004

En el Padre de las luces no hay mudanza ni sombra de variación

Venía hacia mi casa; mis hijos y esposa también venían a casa desde otro lugar y por caminos distintos. Cuando nos vimos, a unos doscientos metros, mi hijo menor salió corriendo a mi encuentro  y me saludó efusivamente, me dio un cálido abrazo. Nunca cambies, pensé, y guardé su abrazo.

Los dones de Dios proceden del que no cambia, ni lo más mínimo. Eso es una garantía sólida para nosotros, destinatarios de su gracia y su favor. Pero nosotros sí cambiamos, olvidamos, abandonamos ideales; rompemos hogares por la mutabilidad de nuestras promesas de amor eterno incumplidas.

Sin embargo, podemos revisar nuestras líneas de modo que se ajusten a lo que queríamos que fueran; se puede regresar a ver la lìnea inmutable donde está la perfección: la línea de Dios. A través del escuchar su palabra y de ver su ejemplo, y de hacer como él hace; mostrando con el vivir y al hablar la pureza y la calidez del que recibe y da invariablemente.

Cada vez que se registra en la Biblia la declaración de inmutabilidad de Dios se hace en relación con el dar y recibir,  a Dios y al hermano.

Sorprendentemente, hay cosas que él sí cambia. Él había escrito sus leyes en tablas de piedra y dio indicaciones que se repitieran continuamente sus palabras. Sin embargo él cambió de estrategia y en estos tiempos escribe sus leyes en los corazones de los que en él creen.  De igual modo él tenía sacerdotes que intercedían por el pueblo ante Dios, pero eso lo cambió: Él mismo se constituyó sacerdote como sacerdote en Cristo y así todo el que se acerca a él en fe y se bautiza en su nombre es salvo.

También se espera de nosotros que cambiemos lo que hay que cambiar. Eso se hace desde el dìa en el que se cree, porque arrepentirse es cambiar la mente, luego cambiamos continuamente renovando nuestro entendimiento. Para bien.

Te invitamos a leer las siguientes citas en donde podrás encontrar más apoyo para continuar con el estudio bíblico.

  • Santiago 1:16-26

  • Malaquías 3:1-12

  • Hebreos 13:8

  • Jeremías 6:16

  • 1 Samuel 2:30

  • Jeremías 31:33

En las siguientes entregas seguiremos aprendiendo juntos de Dios para conocerle mejor, amarle un poco más, y disfrutar lo que él es en nuestra vida. Dios es omnipresente es el tema que trataremos.

Te invitamos a acercarte a Dios en gratitud por su inmutabilidad, diciéndole que quieres cambiar lo que hay que cambiar acercándote a su patrón perfecto e invariable de lo que él no cambia; que quieres ser fiel a sus palabras y a su ejemplo.   

Versión para descargar / Regresar