Artículos

Poner el amor

Poner los ojos o poner las manos son frases coloquiales que utilizaban las abuelas para referirse a algo diferente de lo que se dice. Por ejemplo: “Le puso el ojo a la muchacha” se puede entender como: “la miró y le gustó” o “la miró y se sintió atraído” Pero en el caso de “Le puso la mano”, el significado es un poco más agresivo, más violento: “le pegó”.

Poner el amor es una frase tan profunda que las palabras parecen escasear cuando de describir su significado se trata. Poner los ojos es algo físico, se puede ver, pero poner el amor es abstracto, no se puede tocar. 

Leer más

Jehová es mi pastor. ¿Eres la oveja del Señor?

Sería David un niño cuando comenzó a acompañar a sus hermanos a pastorear las ovejas de su padre. Isaí era ya un anciano, con 8 hijos y una hija y, con el paso del tiempo, marcado en sus manos y en su rostro era considerado uno de los ancianos de la ciudad. El sustento de la casa venía de las ovejas, su lana era lo más cotizado. Ése era el negocio familiar. 

La tarea del pastoreo, seguramente, había pasado de generación en generación. Históricamente los patriarcas se habían dedicado al mismo negocio: Abraham e Isaac habían sido pastores de grandes rebaños. 

Leer más

Cristo es el centro del cristianismo

Pareciera una obviedad, pero es una realidad. Nunca antes nuestra sociedad fue tan cristiana, nunca antes nuestra sociedad estuvo tan alejada de Cristo. 

Sorprende darse cuenta de la cantidad de personas que creen en el cristianismo, pero no en Cristo. Sorprende darse cuenta lo poco que sabemos de Cristo. Sorprende darse cuenta lo mucho que se anuncia el cristianismo y lo poco que se predica a Cristo. 

Leer más

A las personas que amamos nunca despedimos

El pasado 8 de diciembre se llevó a cabo la despedida de nuestro pastor Carlos Urrego y su esposa, la hermana Cecilia Escudero, después de casi 10 años de pastorado en la Iglesia Central de Bogotá y 35 años de ministerio.

La familia Urrego Escudero ha tenido la oportunidad de servir a Dios pastoreando la iglesia de: La Trinidad, en Medellín; en el barrio Kennedy y la Iglesia Central, en Bogotá; y fueron misioneros en el país de Ecuador y en la Argentina.  

Leer más

Misioneros por naturaleza

Corría el año de 1966, cuando Édgar Godoy le compartió el evangelio del Señor Jesucristo al joven Carlos Urrego, mientras los dos hacían parte de la Fuerza Naval; su barco se encontraba en el país de Chile.  Pero sería un año después, en 1967, cuando Carlos Urrego pidió perdón a Nuestro Dios y entregó su vida a Cristo después de haber visto un milagro en el mar. 

Leer más